Organizaciones sociales, sindicales y productivas presentarán una Ley de Emergencia Social

“Acá estamos todos en emergencia”

Este mediodía, en la sede de ADULP, organizaciones sociales, sindicales, políticas y productivas, brindaron una conferencia de prensa para expresar su preocupación ante los índices de pobreza y desocupación que enfrenta la ciudad de La Plata de acuerdo a las estadísticas que el INDEC dio a conocer días atrás.

En la capital Provincial la pobreza llegó al 30,8% en el primer semestre; 6,6 puntos más que en diciembre de 2016.

Aumento del desempleo –la ciudad ocupa el cuarto puesto entre las más golpeadas en todo el país-; debilitamiento del poder adquisitivo por la inflación, paritarias a la baja; y el golpe al bolsillo producto de los tarifazos, entre otros aspectos, impactan negativamente en la vida cotidiana de la ciudad.

Por estas razones, la conferencia de prensa de hoy contó con numerosas organizaciones que pusieron de manifiesto necesidades y destacaron el trabajo barrial y territorial que llevan adelante.

Joaquín Fernández de la CNCT Regional La Plata, Berisso y Ensenada, en declaraciones a Radio Estación Sur dijo que “la realidad que vemos nosotros desde el sector cooperativo es muy preocupante. Hoy junto a distintas organizaciones hemos decidido firmar un documento para presentar una Ley de emergencia social y productiva en la ciudad. Nosotros lo que venimos haciendo es reclamando la cantidad de puestos de trabajo que tienen que ver con la obra pública en la ciudad de La Plata. El municipio sigue diciendo que no hay desocupados en cooperativas, y eso no es cierto, hay cantidad de compañeros que trabajaban y hay cantidad de familia que no hoy están desocupados. Obviamente con el cordón productivo local pasa lo mismo. Eso generó que nos juntemos para plantear algo serio. El reclamo es uno solo y tiene que ver con la emergencia que se vive en la ciudad. En la ciudad hay una puesta en escena. Y la única respuesta que nos dan cuando movilizamos es un bolsón de alimentos, y nosotros reclamamos trabajo genuino, impulsamos el Compre Cooperativo, nosotros no tenemos cooperativistas, tenemos cooperativas”.

Joaquín Fernández

Flavia Centurión de la organización Las Mirabal contó que reciben más de “600 mujeres por semana. La desocupación avanza sobre las mujeres. Nosotras estamos convencidas de que necesitamos una ayuda, una inyección de políticas públicas en todos estos aspectos que tienen que ver con la vida de las personas. Vamos a pedir que la ciudad se declare en emergencia. Somos muchas las organizaciones que hacemos un trabajo social continuo y nos vemos desfinanciadas por el gobierno municipal”.

Flavia Centurión

También Néstor Villacorta del Frente Nacional Agropecuario dijo: “No quisimos hacer un verdurazo entonces hicimos un feriazo. Entendemos que las políticas que se vienen aplicando son del gobierno nacional para abajo. Hemos hecho distintos reclamos acá en la provincia. La ciudad está en emergencia social y productiva. La mayoría de nuestros compañeros que trabajan la tierra son arrendatarios, y pagan el alquiler o producen… Si hay productores que no producen, hay camiones que no salen. Acá sino salimos a la calle no podemos conseguir nada. Nosotros estuvimos en plaza de mayo con este gobierno ya la tercera o cuarta vez, y ellos te dicen, “con la gente en la calle nada”. Y sin la gente en la calle tampoco. Y con la gente en la calle siempre alguna respuesta hubo. Yo he tenido la suerte, gracias a mis compañeros que me han elegido para representarnos de sentarme con varios gobiernos, siempre hubo una mesa y una silla para escucharnos. Acá, nisiquiera un pasillo. Todos los que estamos acá consumimos verduras, y el 85 por ciento lo producen compatriotas bolivianos que este gobierno persigue y hace pública su discriminación. Acá estamos todos en emergencia”.

N Villacorta

A su turno, el “Negro” Ramírez, del Frente Carlos Cajade planteó la necesidad de exigir respuestas a los gobiernos, “porque nosotros llevamos propuestas concretas. Desde los barrios mismos podemos generar las fuentes de trabajo necesarias. Prefieren que haya casillas que se incendian en lugar de construir casas de material para los compañeros. Hace meses que no hay respuesta. Ni hablar de cumplir la ley de niñez y adolescencia. Hay un estado ausente desde hace dos años”.

Por último, el micrófono circuló entre las mujeres que llevan adelante merenderos, copas de leche, comedores y que ven cómo día a día los asistentes aumentan y los recursos disminuyen. Todas coincidieron en la necesidad de seguir construyendo juntos y en salir a la calle en el marco de la falta de respuestas.