El diputado y abogado laboralista, Héctor Recalde, conversó con Tranqui 120 sobre la reforma propuesta por el Gobierno

“Yo quisiera que no salga nunca la reforma laboral”

 

(11.11.17) El diputado nacional Héctor Recalde fue entrevistado por Tranqui120 y opinó sobre el proyecto de flexibilización laboral impulsado por el Gobierno de Mauricio Macri. Además expresó su apoyó a los ex ministros Julio De Vido y Amado Boudou. 

Consultado sobre la reforma laboral Recalde reiteró sus críticas al proyecto planteado por el Gobierno y lo consideró como parte de “un reformismo absolutamente autocontradictorio y que perjudica no sólo a los trabajadores y a los jubilados, sino que también a las pequeñas y medianas empresas”.

“Yo quisiera que no salga nunca la Reforma Laboral. Ni este año ni el próximo. Porque la verdad es que habría que cambiar la Constitución Nacional para que esto salga sin litigio, según cómo está concebido el borrador de la reforma”, comentó.

Y alertó por las consecuencias de su aplicación: “Hablan de ‘alta litigiosidad laboral’ y yo creo que no la hay. Si se aprueba esta ley la va a haber, porque viola manifiestamente la Constitución Nacional, por ejemplo con las indemnizaciones por despidos. Además, en algunas reformas que propone, cuando uno las compara con otros gobiernos, son terribles. Por ejemplo, con el blanqueo de los trabajadores en negro, el gobierno de Menem había establecido las indemnizaciones para reparar los perjuicios que ocasionaba la violación del empleador de no registrarlo. Indemnizaciones que revierte el gobierno de la Banelco, de De la Rúa, y este Gobierno en vez de pagársela a los trabajadores, quiere que las cobre el Estado, o sea el Gobierno”.

“Otro aspecto que hace que las modificaciones sean manifiestamente inconstitucionales por lo regresivas y violatorias del principio de Justicia Social es el término de la prescripción, es decir, cuánto tiempo tiene el trabajador para reclamar por un derecho violado. Nosotros los peronistas en 1974 habíamos establecido el período en cuatro años, la Dictadura la redujo a la mitad. Ahora vino Macri con este borrador y lo redujo otra mitad, a un año. En este punto este proyecto es más injusto que lo que fue la Dictadura Cívico Militar. En cuanto a los derechos de reparación de los trabajadores en negro es peor que los gobiernos de Menem y De la Rúa”, se explayó.

En tanto, Recalde dijo que para lograr éxito económico “lo que tiene que hacer el Gobierno es no degradar los haberes jubilatorios, no ponerle techo a las paritarias y bajar la inflación como dijeron que la iban a bajar. Si se producen estos fenómenos va a aumentar el consumo, las ventas, la producción y van a aumentar los empleos”.

Por otra parte, acusó un aumento de la planta de empleo estatal: “Pese a todos los planteos que hicieron a principios del año 2016, hubo un aumento de los empleados públicos. Lo que también crecieron son los monotributistas y los autónomos, precisamente porque si no se registran no cobran la AUH, por ejemplo”.

El Presidente del bloque kirchnerista en la cámara baja, opinó sobre las declaraciones de Alessandra Minnicelli – esposa de Julio De Vido- y calificó de “ignominia” las detenciones de los “compañeros Boudou y De Vido”. “Los que sí tienen posibilidad de destruir pruebas son Aranguren, Caputo y los otros 50 funcionarios que están con causas judiciales, desde el Presidente para abajo”, dijo.

“La prisión de Boudou y de De Vido es una ignominia, son dos violaciones manifiestas al orden constitucional, a los derechos humanos, a la dignidad de las personas. Acá no hay ningún peligro de ninguna índole. Tanto en el caso del compañero De Vido como en el caso del compañero Boudou no hay ningún peligro de fuga porque siempre han estado a derecho y no tienen ninguna posibilidad de entorpecer nada porque están fuera de cualquier juego. Los que si tienen posibilidad de destruir prueba son Aranguren, Caputo y los otros 50 funcionarios que están con causas judiciales, desde el Presidente para abajo”, afirmó el laboralista.