Juan Diego Incardona en Un Vermú…

«No quería describir la Villa Celina peligrosa»

(25-06-2020) El autor de Villa Celina, Rock barrial y Las estrellas federales dialogó con Un vermús en cuarentena para contar el abordeje que hizo desde la literatura de sus vivencias en el conurbano bonaerense de los 90.

«Para mí el conurbano son esos anillos que rodean a la Capital y que tienen como particularidad esa esencia que mezcla el asfalto con el pasto. Tiene algo de la ciudad simbolizado en el cemento y algo del campo con relación a los potreros o el campito. Me parece que eso le da una originalidad porque no es la ciudad ni el campo sino que resulta algo nuevo de la mezcla de las dos cosas». Así describió el autor al espacio que no sólo es su lugar en el mundo sino el escenario de sus narraciones.

En relación al momento histórico en que se desarrolló su primera juventud, Incardona planteó que » en ese momento tenía veintipico de años y la juventud siempre es algo que para todos es como una época preciada. También es una época de aventuras y quizá la memoria muchas veces te lleva o a la infancia o a la primera juventud y aparece una necesidad por contar cosas que tiene que ver con esa experiencia vital de cada uno. Pero también es cierto que fue una década muy intensa, difícil de transformación de los lugares. Por ejemplo, en La Matanza las fábricas se cerraban, las instituciones se enrejaban, los códigos cambiaban, las drogas cambiaban, las conductas cambiaban… Los que habían trabajado durante 30 años de una cosa, de pronto empiezan a trabajar de otra cosa. También aparece la expresión contracultural en relación con la música, cosas como el rock barrial, pero también en otras disciplinas artísticas como el teatro o todo lo que fue el arte más callejero. Yo fui 13 años vendedor ambulante. Arranqué en el 94 y me acuerdo como de a poquitos e iba llenado cada esquina y cada plaza de malabaristas y circos callejeros. Fue un momento de gran efervescencia y resistencia contracultural. Quizá no de tanta militancia como la que nos contaron que había ocurrido en los 70 o como la que vino después, durante el kirchnerismo. En los 90, más alá de que por supuesto estaban las unidades básicas no había tanta participaciáon de la juventud como la conocemos ahora».

Incardona pertenece a una generación de autores del conurbano que empezaron a escribir en el mismo momento. «Se fue dando que muchos autores empezaron a narrar con voz propia ese conurbano que en la literatura siempre había aparecido como una especia de lugar peligroso como el destino de un viaje cercano donde alguien que es de la ciudad se adentra hacia una zona donde de alguna manera ya se documentaba el drama de la inseguridad. Ya en El matadero, cuando el unitario cruza la General Paz de su época, va al conurbano de ese tiempo y se mete en los mataderos, no lo invitan s tomarse unos vinos y lo tratan bien. En el imaginario de Echeverría -que es el del hombre de la ciudad- en ese lugar está el peligro. Es el lugar en el que te pueden matar y te pueden violar. Esa anécdota que después fue muy repetida y escrita infinidad de veces por la literatura más antiperonista a partir de los años 40 y 50, tomando la anécdota del matadero como una zona casi canónica para poder documentar todo lo que es el borde de Buenos Aires. Si a esto le sumamos que cuando uno prende la tele los noticieros tiran una noticia del conurbano que siempre es un secuestro extorsivo, una violación o un asesinato, uno puede pensar que esa es la imagen que monopoliza el imaginario porteño: el lugar del delito y del peligro. Está bueno porque la literatura puede poner un granito de arena como una suerte de contrarrelato buscando otros valores. Sin negar que hay afano y crímenes, pero contar que también suceden otras cosas y que a mí en lo personal, a medida que lo fui escribiendo, me pareció importante poder echar luz sobre esto», explicó el autor.

«No quería describir la Villa Celina peligrosa que pudiera ser también parecida a la noticia de un canal de televisión. Quería mostrar otras cosas, más allá que también hay violencia, lucha de pandillas, pero también hay muchas cosas que tiene que ver con otros valores y con otras cosas que yo recuerdo que son del lugar y que para mí son de mucha belleza», concluyó.

Escucha la nota completa

Noticias relacionadas

Investigan la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro

Investigan la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro

(08/07/2020) Facundo Astudillo Castro tiene 22 años y está desaparecido desde hace 65 días. En la mañana del pasado 30 de abril, el joven emprendió viaje “a dedo” de Pedro Luro hacia la casa de su ex pareja en Bahía Blanca. Recientemente tres testigos declararon haber visto al joven ese mismo...

Novedades en la Agenda Feminista

Novedades en la Agenda Feminista

(08/07/20200) En una nueva edición de la sección Agenda Feminista en Codo a Codo, hablamos sobre el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género que lanzó el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación e incluye cinco ejes fundamentales: Ampliación...

«La obra de la vida de cada persona se va actualizando en el momento presente»

"La obra de la vida de cada persona se va actualizando en el momento presente"

(07/07/2020) Sin la posibilidad de poder hacer funciones o de hacer rodajes, Natalia Maldini encuentra la forma de seguir activa a través de las posibilidades que ofrecen las redes sociales: "estuve aprovechando el tiempo para producir y me pude enfocar en Natalia lo arruina todo, que es lo más...